TERAPIAS

Osteopatia

La osteopatía es una terapia que engloba conocimientos de la medicina alternativa y se basa en aplicar técnicas manuales, similares a masajes, para ayudar en la recuperación, mantenimiento y restablecimiento del equilibrio entre cuerpo y mente. Durante las técnicas aplicadas, el profesional capacitado en esta área podrá mover las articulaciones, músculos y nervios para aliviar el dolor y mejorar la movilidad de la parte del cuerpo.

Por lo general, esta terapia está indicada para personas que tienen problemas como luxaciones, espasmos musculares y dolores en el nervio ciático, en la espalda o en el hombro, por ejemplo, y otros problemas en el cuerpo causados por sedentarismo, mala postura, lesiones deportivas o exceso de estrés. Sin embargo, la osteopatía no está indicada en personas con osteoporosis muy avanzada y con trastornos de la coagulación sanguínea.

Beneficios de la osteopatía
Las técnicas aplicadas en la osteopatía ayudan a mejorar el movimiento de las articulaciones, aliviar la tensión muscular y mejorar la circulación sanguínea; además, contribuyen al restablecimiento del equilibrio entre el cuerpo y la mente.
De esta forma, los profesionales de osteopatía, llamados osteópatas, aplican técnicas de estiramiento y masajes para mejorar las siguientes condiciones:

Espasmos musculares – Dolor del nervio ciático – Lesiones deportivas pequeñas
Dolor lumbar – Dolor en el hombro o cuello – Hernia de disco – Dolor en la espalda

Asimismo, la osteopatía se puede recomendar a mujeres embarazadas para reducir los síntomas del dolor de espalda e hinchazón en las piernas debido al peso del vientre.

Quién no lo debe realizar
La osteopatía no se recomienda en personas que presentan alteraciones en el cuerpo que conducen a la fragilidad de los huesos, como la osteoporosis severa y la metástasis ósea, por ejemplo, ya que puede empeorar los síntomas y causar otros problemas de salud.

Aparte de esto, esta terapia no está indicada para personas que presentan artritis severa, fracturas en los huesos, trastornos que afecten la coagulación de la sangre o que utilicen medicamentos anticoagulantes, como la warfarina. Asimismo, no es apta para personas con esclerosis múltiple, que es una enfermedad autoinmune caracterizada por el deterioro del sistema nervioso, la cual puede generar síntomas como dolor y debilidad muscular.

Los padecimientos en los cuales la osteopatía actúa de manera eficiente son:

La columna vertebral: patologías como las hernias o protrusiones de origen discal, ya sean cervicales, dorsales y lumbares.
Disfunciones pélvicas: dolores en la región sacro-coxígea.
En el área craneal mandibular como el bruxismo. Así como otras alteraciones agudas, tales como bloqueos de la mandíbula. Ejemplo: dificultad para abrir la boca lo suficiente para ingerir alimentos sólidos.
Dolores de cabeza: como jaquecas de origen mecánico o articular.
Se aplica como tratamiento de dolores en las extremidades superiores e inferiores, como la tendinitis.
El esquema Postural, la forma y las posturas que el cuerpo adopta en el transcurso del día.